piso GM3

reforma de piso en Madrid

cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos

La reforma de este piso en el centro de Madrid transforma unas antiguas oficinas en una vivienda de 170 m2.
Se toma como punto de partida del proyecto el programa de necesidades aportado por los propietarios y los condicionantes estructurales y técnicos del piso.
Los clientes, una pareja joven con dos hijos, necesitaban espacios amplios pero suficientemente divididos para poder mantener la intimidad entre las zonas de la casa. En particular, querían una zona de juego para los niños que fuese independiente pero fácilmente controlable.
Siguiendo estas indicaciones el programa de necesidades se agrupa formando dos zonas diferentes:

  • la zona pública que integra el salón-comedor, la sala de juegos, la cocina, el aseo y la despensa-lavadero
  • la zona privada que integra los dormitorios y los baños El proyecto independiza física y visualmente las dos zonas hasta el punto de camuflar la puerta de acceso al pasillo que funciona como distribuidor de la zona privada. Se buscan, en ambas zonas, espacios diáfanos y luminosos. Para ello se tiran muchos de los tabiques existentes, se agrupan usos y espacios y se construyen nuevas particiones en vidrio.
    Los espacios de la casa, además de por su luminosidad, se caracterizan por la sobriedad en el empleo de los materiales. El suelo, de madera de cumarú, se extiende por toda la casa y se convierte en el material protagonista de la casa en contraposición con las paredes y techos blancos. La geometría regular de los espacios refuerza la sobriedad de la actuación. Los armarios, construidos en DM lacado en blanco, se integran en los paños de las paredes y absorben todas las irregularidades consecuencia de la estructura e instalaciones existentes. En cada una de las dos zonas, la reforma tiene un protagonista. En la zona pública comparten protagonismo el gran mueble continuo de 16m de longitud y la caja de cristal de la sala de juegos. Con el mueble se unifican los espacios del salón-comedor, la sala de juegos y la cocina. Este mueble varía su función en cada uno de los espacios y en él se esconden las puertas que dan acceso al pasillo, al aseo y a la despensa-lavadero. La sala de juegos, construida con dos paredes de vidrio y ubicada entre el salón-comedor y la cocina, permite ver a través de ella aumentando la dimensión del conjunto. Cada pared de vidrio dispone de un estor que permite jugar con la relación entre los tres espacios. La transparencia dinámica conseguida con el juego que dan los estores y con los reflejos cambiantes del vidrio a lo largo del día, genera un espacio imprevisible y rico en matices. En la zona privada de la casa el protagonismo recae sobre otra caja de cristal: la ducha. En el dormitorio principal se coloca la ducha de 2,5m x 1m con dos grandes mamparas de vidrio templado de suelo a techo. Estos vidrios dotan al espacio del dormitorio de un juego de efectos visuales (reflejos y luces) de apariencia cambiante a lo largo del día. La arquitectura resultante en esta reforma, pretende ser un soporte posibilitador para la vida de sus propietarios y no un condicionante.
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos

cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
cristobal + monaco arquitectos · piso GM3
cristobal + monaco arquitectos
×